viernes, 15 de junio de 2012

Calabacines al horno

Otro día más la misma pregunta de siempre: ¿qué puedo hacer de comer?
Hoy no tengo invitados, solo somos nosotros dos, aunque no por ello lo que prepare tiene que ser peor. Antes de empezar a abrir armarios intento hacer una visión memorística de lo que puede haber por la cocina.

Sí, si no recuerdo mal, el otro día compré un par de calabacines que todavía no hemos cocinado. Pues eso puede estar bien... a ver como los preparo, porque así solos, calabacines, suena bastante soso. Miro aquí y allá y finalmente me decanto por hacerlos al horno. Aunque encuentro muchas recetas de calabacines rellenos (de carne sobretodo, pero también de champiñones u otras verduras), me decanto por prepararlos en rodajas sobre una cama de cebolla, setas silvestres y tomate. Algo vegetariano, con muy buena pinta y que no requiere demasiada atención.

Calabacín, gentileza de FoodThinkers

Ingredientes por tanto (para 2 personas como ya he dicho):

  • 2 calabacines medianos
  • 1 cebolla grande
  • Setas (pueden ser frescas, un bote de champiñones, o como mi caso, setas congeladas)
  • Tomate triturado o tomate frito directamente
  • Sal, pimienta y aceite de oliva

Manos a la obra:

  • Para aprovechar bien el tiempo, lo primero que haremos será preparar el sofrito: pelamos la cebolla y la cortamos en tiras no demasiado pequeñas. La ponemos en una sarten con un poco de aceite y dejamos que se vaya haciendo tranquilamente, removiendo de vez en cuando para que no se nos queme.
  • Mientras tanto lavamos bien los calabacines y los pelamos o no, según nos moleste la piel. Yo opto por algo intermedio: quito una tira de piel y dejo otra. A continuación los cortamos en rodajas ni muy finas ni muy gruesas. Y no te olvides de echar un ojo a la cebolla de vez en cuando, que se te quema si no! Reservamos el calabacín.
  • Cuando la cebolla está más o menos hecha, añadimos las setas. (( Ahh! También es buen momento para que vayas encendiendo el horno, precalienta a unos 150º )) Como las setas, sean cuales sean sueltan mucho agua, recomiendo subir el fuego para que se vaya evaporando lo antes posible, eso sí, hay que remover más a menudo. Si el tomate es triturado simplemente, lo añadimos al poco de añadir las setas. Si por el contrario es frito, lo añadiremos al final del todo, cuando las setas estén listas, para que se caliente simplemente. Añadimos sal al gusto
  • En una fuente para hornos, vertemos el sofrito formando una cama sobre la que colocamos las rodajas de calabacín, un poco al estilo de los gajos de una tarta de manzana, superponiendo unas sobre otras.
  • Salpimentamos al gusto los calabacines (teniendo en cuenta que el sofrito ya lleva sal) y ponemos un chorrito de aceite de oliva virgen por encima. Metemos al horno y a esperar unos 40 minutos. El horno a 150º. Si tienes algo de prisa quizá lo puedas poner más fuerte y que se haga en menos tiempo, pero esto no te lo puedo garantizar.
  • El el último momento, poner un poco de queso rallado de fundir por encima (mozzarella por ejemplo) y gratinar.
Qué aproveche!

PD: una vez más el hambre pudo frente a la foto finish...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada